NOTICIAS ASOCIADOS

Desde la década de los 80-90, se ha ido instalando y expandiendo en el sector de la construcción (rehabilitación fundamentalmente, pero también en obra nueva), el medio de trabajo mediante el descuelgue de los operarios, denominado Trabajos verticales o, dicho más correctamente, Técnicas de acceso y de posicionamiento mediante cuerdas, de modo que empresas como Verticalia SIC S. L. se han ido haciendo un hueco en el sector, ofreciendo este tipo de servicios que ha permitido, y sigue haciéndolo, resolver algunos trabajos de difícil resolución por otros medios.
Esta técnica de acceso al lugar de trabajo para acometer las tareas propias de los oficios de construcción consiste básicamente en el descenso de los operarios desde un punto superior, generalmente la cubierta superior o a través de algún acceso a la vertical donde se localiza el trabajo a realizar.
Para realizar este descenso se valen de cuerdas y dispositivos de posicionamiento, correctamente anclados o posicionados en puntos estructurales superiores, que evitan la caída a la par que permite el desplazamiento en la vertical de forma controlada por el propio operario.
Todo esto permite el posicionamiento del mismo en el punto exacto de trabajo en circunstancias en las que la instalación de un andamio, uso de plataforma u otro medio similar es imposible, difícil de posicionar o desaconsejable, o bien porque su instalación y uso requiere de más tiempo y medios en contraposición con el empleo de las técnicas de trabajo vertical.

¿En qué consisten los trabajos verticales en rehabilitación y construcción?

Campo de aplicación

En la rehabilitación de edificios es ya usual contratar a equipos que trabajan con cuerdas y que permiten acceder a las medianeras, patios interiores con pequeños accesos o con acceso por vivienda, fachadas principales o posteriores con mayor o menor dificultad para montar andamio, pero también interiores o exteriores de centros comerciales o de uso terciario, oficinas, etc. con una arquitectura que dificulta el acceso a determinados elementos de su configuración y por supuesto en edificios singulares cuya arquitectura no permite el acceso mediante los medios más tradicionales, sean iglesias o telescopios, por poner dos ejemplos.
En ocasiones, la duración y objeto del trabajo es tal que no se puede plantear la colocación de un andamio o el uso de una plataforma, sea porque el trabajo es puntual o porque es de corta duración, como puede ser la sustitución de una luminaria o una lámpara en un punto de difícil acceso, la subsanación o reparación de una zona del paramento de fachada, patio o cornisa con riesgo de desprendimiento, la sustitución de unas piezas de ladrillo en fachada que amenazan con caer a la vía pública o trabajos en patinillos de instalaciones o espacios de reducidas dimensiones donde no haya otra posibilidad que acceder de esta manera.

¿En qué consisten los trabajos verticales en rehabilitación y construcción?

Normativa y consideraciones legales

Como cualquier otra empresa y trabajadores del sector, tanto unos como otros han de cumplir con la normativa legal vigente en cada momento, tanto la común a todo el sector como aquella que se refiera a este tipo de trabajos. Podemos hablar así, sin ser exhaustivos, de la ley 31/1995 de PRL, del RD 1629/1997 de disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción o del RD 1215/1997 de disposiciones mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de trabajo, modificado posteriormente por el RD 2177/2004 que incluye específicamente los trabajos temporales en altura, entre los cuales están las técnicas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas (es decir, los trabajos verticales).
Además, todos los elementos que componen el equipo de trabajo habrán de cumplir con sus correspondientes normas UNE, ya sea el dispositivo anticaídas, el casco, los mosquetones, las cuerdas o los dispositivos de ascenso y descenso por cuerda.
A su vez las instalaciones de cabecera se regulan por la norma UNE-EN 795:2012 y de igual manera la UNE-EN 363:2018 distingue los diferentes sistemas de protección individual contra caídas, entre los que se encuentra los sistemas de acceso y posicionamiento mediante cuerdas (trabajos verticales).
La instalación de cabera comprende la instalación de los diferentes dispositivos de anclaje que componen el o los sistemas de sujeción, donde se sujetan o anclan por separado tanto la cuerda o línea de Trabajo como la cuerda o línea de Seguridad, para acceder a la zona de trabajo en altura donde se ejecutan los trabajos o tareas encomendados. (Manual ANETVA OF.-II)

¿En qué consisten los trabajos verticales en rehabilitación y construcción?

La formación del trabajador

No cabe duda de que es un punto de vital importancia por cuanto de nada servirá cumplir con todos los requisitos legales y dotar al trabajador de un equipo en perfectas condiciones, si éste no es capaz de utilizarlo o no tiene conocimientos suficientes para ello. Además de conocer y saber aplicar las técnicas correspondientes en cada situación que se pueda presentar en el lugar de trabajo.
En este sentido, podemos recordar lo que el RD 2177/2004 indica, en cuanto a materia formativa, en el apartado 4.4.1 del Anexo: “f ) De acuerdo con las disposiciones del artículo 5 [RD1215/1997, art.5: Obligaciones en materia de formación e información] se impartirá a los trabajadores afectados una formación adecuada y específica para las operaciones previstas”.
Es en este punto donde las empresas que trabajan con estas herramientas han de asegurarse de que sus operarios reciben esta formación, y en este sentido Verticalia SIC S.L. no tiene duda de que contar con la formación impartida por la Asociación Nacional de Empresas de Trabajos Verticales (ANETVA) en sus diferentes cursos de formación es garantía de buena práctica.

VERTICALIA SIC S.L.
www.verticaliafachadas.es