Cortar las cuerdas a un trabajador vertical: más que una irresponsabilidad, es un delito tipificado.

Desde ANETVA siempre hemos insistido en la planificación y supervisión de los trabajos verticales como fundamento de la seguridad y salud, con el objeto de que no se haya accidentes laborales. Recientemente, se han producido algunos, pocos, en los que se han visto afectados varios trabajadores verticales, y que han sido noticia en diferentes medios de comunicación, siendo el nexo común el hecho de que alguien decida cortar las cuerdas a estos, cuando se encuentran haciendo su trabajo.

Sin discusión alguna es necesario indicar, que esa acción no solo puede conducir a su autor a una acusación por un delito contra las personas, lo que conlleva penas de prisión, sino además de las responsabilidades que de esta se deriven.

En España uno de los incidentes o accidentes comentados, tuvo lugar  hace pocos meses en Benidorm, y tras analizar los hechos, una de las conclusiones a tener presente para evitar un futuro que se produzcan, es la de que dentro de la citada planificación, organización y supervisión de los trabajos, se adopten medidas de seguridad para evitar que se ponga en peligro la vida de los trabajadores verticales por tales conductas. No es el primer caso que ocurre en España, pues un caso similar aconteció en Málaga hace muchos años, pero, hechos similares también recientemente se han producido en Bangkok (Tailandia) y en Brasil.

Por fortuna en cuanto a lo acontecido en nuestro país, ninguno de los técnicos verticales afectados, por estas conductas delictivas, han sufrido graves consecuencia para su salud, más allá de lo que supone tener que vivir esa situación, ya que solo cortaron una de las cuerdas de las dos que deben que utilizaban. La vigilancia y supervisión, les ha evitado sufrir graves daños para su salud.

Trabajador vertical – Faro de Vigo

En Benidorm, operarios que realizaban labores de rehabilitación de un edifico quedaron suspendidos en la planta 13. Sin embargo, no ocurrió lo mismo en los otros casos.

Prevención y medidas de seguridad

Con objeto de prevenir estas actuaciones y consecuencias, dentro de la planificación y supervisión, la labor de información y concienciación es fundamental, de ahí que acciones como la señalización, identificación de zonas de trabajo, información a los afectados, así como prohibición de acceso a las zonas de trabajo, entre otras medidas de seguridad, es absolutamente fundamental.

Es difícil evitar que alguien pueda cometer una acción o conducta “delictiva” como la descrita, pero aun así, reiteramos que es necesario que la planificación de los trabajos, y más cuando se realizan trabajos temporales en altura con trabajos verticales, se tengan en cuenta la posibilidad de que este tipo de conductas, por la afectación que tiene a terceros, se puedan originar por la realización de los trabajos.

Las conductas antes reseñadas se han dado en edificaciones de comunidades de propietarios, por lo que es absolutamente imprescindible que los convivientes de estas estén informados, advertidos y avisados, tanto de los trabajos que se van a realizar, de su duración y zonas en las que se interviene, así como otras informaciones necesarias, como en su caso de las consecuencias que se derivan de este tipo de acciones u otras que pongan en riesgo la seguridad y salud de los trabajadores verticales.

Por parte de la empresa de trabajos verticales sería recomendable conocer las posibles “hostilidades” existentes ante la ejecución de los trabajos o de aquellas informaciones que vayan en contra de la ejecución de los trabajos. Esto es difícil, pero si se efectúa, se estará prevenido para evitar en la medida de lo posible que este tipo de accidentes o incidentes se vuelvan a producir.